Sunday, December 18, 2005

El pabilo de Belén

El pabilo de este cuento existe, y es, de hecho, una reliquia preciada que he conservado durante mas de diez y seis años. La historia de cómo lo obtuve es idéntica a la de Belén, la única diferencia es que la panadería en cuestión no queda en el Boulevard St. Laurent sino en el Centro Comercial Wilderton, cerca de donde vive una gran parte de la comunidad Hasídica de Montréal. La idea del cuento me la dió de hecho mi hijo este año, cuando hizo el comentario de que ese pabilo no se acababa nunca.

Sylvain existe también. Es un simpático y servicial bombero que servía en una de las bombas cerca de mi casa y que tímidamente se atrevía a practicar Español las veces que me tocaba bajarme a pagar. Hablo en pasado porque la compañía de petróleo a la cuál su bomba estaba asociada, decidió cerrarla y abrir una más moderna en frente, dotada de unas máquinas que aceptan tarjetas de crédito. Desde entonces, le he dedicado un boicot personal, silencioso e inútil a la compañía.

El personaje de Belén es inventado, pero fue inspirado por varios ejemplos de figuras femeninas disidentes. Confieso que le transmití a Belén mi desagrado en echarle gasolina al carro y mi apego por la rueda de cobre y madera.

Finalmente, está la escena de la Embajada. Hace muchos años, cuando era una muy joven adolescente, me tocó estar presente en la Embajada de Venezuela en Chile, varias semanas después del golpe de Estado. La gran cantidad de asilados ya se habían ido, pero quedaban cuatro, que el régimen consideraba figuras claves, a los cuales no les querían dar salvoconductos. Recuerdo la impresión que me hicieron esos hombres solos, que habían sido importantes tan sólo unas semanas antes, caminando como presos día tras día entre las rejas de la Embajada.

Sabiendo que vivía un momento histórico, les pedí que me firmaran un cuaderno antes de irme. Uno de éllos, Jacques Chonchol, escribió una sóla frase que he rescatado de mi memoria después de tantos años:

“Con el recuerdo cordial de un asilado”

1 Comments:

Blogger Ártabro said...

La decisión

Bueno, al fin ha llegado el día, si, hombre si, ese día en el que he tomado la gran decisión.

¿Qué decisión, que decisión?, me preguntan todos mis amigos.

¿Cuál va a ser?, la mía, respondo yo.

Me miran estupefactos, entre la duda y la risa, creo suponer, pero yo impertérrito sigo adelante y añado:

Como sabéis ya lo tenía pensado desde hace muchos años y hoy lo voy a concretar. Ellos siguen expectantes, pendientes de mis siguientes palabras, más yo dejo que transcurra el tiempo sin añadir nada más.

Se empiezan a impacientar y me urgen a que continúe. Yo, la verdad, una vez que he empezado soy consciente que debo continuar, ¡como explicarles que mi decisión es mía y solo mía!

Uno ya ha encendido un pitillo, otro se toma un trago del vaso de gintonic, ella golpea el suelo con su zapato en rápido taconeo, los demás empiezan a dejar de prestarme atención.

Si aguanto un poco más, pienso, seguro que todos dentro de poco empezaran a hablar de otra cosa y me dejarán en paz. Luego mantengo mi silencio y efectivamente dice Manolo: ¡Oír y si mañana vamos a la playa!, rápidamente los demás se apuntan a la idea, excepto Jorge que dice que va a visitar a su tía Leonor, y a mi me asignan llevar la tortilla.

No tengo valor para decírselo y me callo.

¡Yo que había decidido no hacer más tortillas!

3:23 PM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home